Morir sonriendo

Mira hacia atrás y riete de los peligros pasados. Mira hacia delante y riete de los peligros por venir. Porque si logras que pasen si tumbarte, verás que no eran tan fieros. Y si te tumban definitivamente, estarás descansado y no habrá ya peligro que pueda inquietarte. Riete de los peligros. Lo más que pueden hacer es matarte. Pero nunca podrán quitarte el gustazo de morir sonriendo.



Comentarios