Lo que diga el termómetro

Estoy enfermo. Nadie me puede curar. Sólo quiero un poco de tranquilidad y estoy sintiendo cómo me muero por dentro. Estoy enfermo. Cuando cierro los ojos todo mi mundo da vueltas. Intentaré poco a poco recuperar la cabeza. Si por el cielo nunca he volado, mis alas no son verdad. Cuando me impulso siempre resbalo, nunca consigo despegar. Es que nadie me puede ayudar.

Gracias a Pignoise y a Melendi. Gracias a mi madre por cuidarme esta mañana.

Comentarios