Ocurrió en Sevilla

Si usted vive hasta los cien años, quiero vivir hasta los cien días menos uno, así que nunca tendrá que vivir sin ti.
Winnie the Pooh
Ni siquiera esperó al aplauso para marchar. Salió del lugar, cogió un taxi y poco se supo de él aquella gélida noche. Era 1986. Él era rubio y bigotudo. Melena al viento y rebelde. Siempre lo fue. Aún lo es. Querido allá por donde va. Amante del buen alcohol. Pero esa noche no se supo más de él. El taxista, sorprendido, lo acompañó al hotel. Bernardo no durmió bien esa noche. Ni la siguiente ni la otra. El capitán de aquella nave la abandonaba sin concluir el viaje. La gloria fue para Duckadam. Ocurrió en Sevilla.

Comentarios

Publicar un comentario