La maleta por llenar

Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia.

Enrique Jardiel Poncela


Hace un rato, mientras sudaba en solitario en el baño turco del club social, pensaba en que iba a meter en la maleta que me llevo a Oporto. Supongo que mucha ilusión y tu foto. Lo demás es prescindible, pero la esperanza y el recuerdo de tus ojos viajan adonde quiera que vayan mis gafas (cada vez más grandes). Algo de abrigo, la bufanda de la suerte y rezar porque la maleta dé la talla en el embarque low cost. Me voy un rato. Pero tranquilos, volveré. Sería una irresponsabilidad dejaros en manos de Monteserrín.

Comentarios

Publicar un comentario