Heart no frost


Ahora que llega el frío parece que todo se congela. Un soplo lloviznoso parece apagar lo que tanto costó encender en medio de la tormenta de habladurías. El tiempo cambió sin avisar y me cogió aún con las frases de entretiempo. Me temo que quedé desfasado y el prestar mi chaqueta aún pasando yo más frío, no fue bien entendido. A veces las buenas intenciones son las peores conductas. Y el agradecimiento se torna reprimenda rápidamente. Lo que ayer sonaba bello, hoy sabe a monotonía. La dedicación de vez en cuando se llama insistencia y se convierte en pesadez antes de llegar a ser útil. Poco importa una buena crítica si no hay éxito. No se come de los halagos, igual que no se bebe de la lluvia. Incluso el frío ha detenido el fuego cruzado de declaraciones. El azul del tuenti, facebook y twitter es una metáfora del tiempo helado que se avecina. Solo espero que la cota de nieve esté alta y solo cubra la cabeza sin llegar al corazón. Si no, daré por perdida otra causa más que parecía decente.

Comentarios