Enchufes

No se engañen. Esta entrada bloguera no trata sobre el chico de pelo rizado ha conseguido enchufarse a la rubia que mira con descaro desde su pantalla. Tampoco sobre el interesante mundo de la electricidad. Hoy os hablaré sobre los enchufes. Si, hombre. Esas colocaciones que se hacen diariamente en empresas por ser hijo de o amigo de. No hace falta irse al Ayuntamiento de Sevilla para observar la cantidad de enchufados que hay. Cualquier empresa hoy en día se mueve por este método en los procesos de selección de personal. Y más en esta bendita ciudad. Una ciudad con una sociedad cerradísima y narcisista. Que se cree el centro del mundo. ¿Acaso no lo es?. Yo opino que si, pero dejare la propaganda independentista sevillana para otro momento.
Hoy, mientras cenaba en un cutre y delicioso bar de Castilleja de la Cuesta, escuchaba a mi progenitor y su primogénito hablar sobre el mercado laboral, la crisis y demás. Entre bocado y bocado de flamequín (por cierto riquísimo) no podía dejar de sorprenderme ante la cantidad de ejemplos que ponían sobre enchufes e injusticias cometidas en el mundo laboral. Mi viejo y trabajador padre contaba como los mandamases de su empresa le ordenaban contratar a tal o cual persona. Esto no es nuevo. Pero lo que si que no había escuchado nunca es la cancelación de un proyecto que reportaría a nuestra comunidad autónoma múltiples beneficios y puestos de trabajo solo porque "eso no porque no podemos enchufar a nadie". En ese momento, suelto el tenedor y el trozo de pan y miro a mi padre con cara de incredulidad. No me lo creo, exhalé. La respuesta contundente de mi padre no me dejo dudas. Mi intención con esto no es la de criticar al gobierno andaluz, el cual se basta dejarse en ridículo ante los andaluces, sino una crítica social sobre la utilidad de estudiar y estudiar para labrarse un futuro. Quizás sea mejor buscar contactos y contactos en vez emplear incontables horas de estudio en completar un excelente expediente académico. ¿No crees?. Sería demasiada impotencia el ver que no entras en una empresa porque han enchufado a alguien que es menos capaz que tu para ese puesto, aun a sabiendas de todas las partes de la "operación". Y esto nos puede pasar a cualquiera. ¿Injusto?. Yo no lo se, pero mantengo mi mensaje: El mundo se lo reparten entre tres o cuatro mal contados. Solo nos queda luchar y seguir pagando hipotecas, aunque sea para financiar la Play Station 3.

Comentarios

  1. Estaba bueno el flamenquín no?? xD La verdad es que parece que si este país es líder en algo (además de en parados) es en enchufismo. Tendrán las dos cosas proporciones inversas??

    ResponderEliminar
  2. Pues seguramente si señor Grako. Nada (por desgracia en este caso) es casualidad. Por cierto, bastante tranquila está la biblioteca de la facultad en esta calurosa mañana (27 grados a las 8:30).

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que otra cosa que caracteriza a este país es esa innata capacidad de los españoles por buscarle las cosquillas a cualquier opinión: si dices algo y cambias de opinión, eres un veleta; si dices algo y sigues pensando lo mismo, eres un intransigente. Así nos va, Ochoa...
    La biblioteca de la facultad, a todo esto, me resulta muy festiva cuando son las... 10:30 de la mañana. Todo el mundo celebrando la llegada de los exámenes. ¡Qué felicidad respiro en el ambiente! (Nótese mi ironía)

    ResponderEliminar
  4. El comentario del Dr. Castaño me recuerda algo muy propio del genero femenino que es cuando estas cariñoso con ella, eres un pesado/pegajoso y cuando estas distante, eres un arisco. Digno de estudio...

    ResponderEliminar
  5. Recuerda: "El guardián entre el centeno", de J.D.Salinger. Librazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo estoy leyendo. Increible. Gracias concursantillo

    ResponderEliminar
  7. Te lo dije. No es ninguna mierda como David Copperfield (eso dice al principio; no me he leído nada de Dickens)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario