Se acabó lo que se daba... otra vez

No sé para que tengo un blog. Se supone que hoy debería hacer balance y contaros que tal me ha ido en este 2012, pero no. No pega repetiros lo que ya sabéis. Os quiero. Es verdad. A ti sobre todo. Si, si. A ti. No mires hacia otro lado ni cierres esta página. Por favor, ven. Necesito que nos hagamos la vida aún más maravillosa. 

La primera oportunidad para ello: dos mil trece.

Comentarios