Cabral te habla

No tengo ganas de sacar las manos de la estufa para escribir aquí. Guardad también las vuestras bajo la ropa de camilla y escuchad un poco a Cabral, que os hace falta.

Comentarios