El otro SEFF 10. Día 5

¿No hay quinto malo? Quizás los toros y el cine no se hablen por aquello de la progresía del séptimo arte y el arcaico nivelito que suele contornear el ruedo. Fue un quinto día pesado y espeso. Le faltó agua, como diría el Mike Tyson del Balonmano. Afortunadamente volvimos al Domino´s a llenarnos hasta los topes tras hace amagos en locales varios de Nervión. Además no olvidemos que se entra como cliente y se sale como cómplice. Quizás lo más inteligente que se ha dicho en mucho tiempo. Gran aportación de la nueva incorporación de estes festival. El 5º día fue un día de sueño. Reconozcámoslo. La tentación de no probar las butacas es complicado de resistir. Y si a eso le sumamos la lentitud de algunas cintas, pues apaga y vámonos... a la cama. Eso es todo. Encaramos la recta final con ilusión y aguardando aplausos sinceros.
- City of border. Las vallas de la homofobia son más altas que las de Israel.
- The Player. Cómico apostador me duerme.
- Son of Babylon. Marco ha vuelto con su abuela.

Comentarios