Un mal despertar

Serían ya las dos de la tarde cuando abría los ojos en mi cama. El alto volumen del televisor de mi abuela me hacía despertar del letargo. Tenía puesto a toda voz un informativo donde el presentador comentaba la triste noticia con la que comía esta nación. Cataluña prohibe los toros. Perdón, los cuatros bastardos que mandan en Catalonia han decidido acabar con los toros a partir de 2012. No me merece la pena comentar esto. YO SOY TAURINO PORQUE SÍ.
No me meteré en el tema del bien cultural o del maltrato animal. El toreo es otra cosa. Arte sin explicación convincente. No intentaré convencer a nadie de nada. Que cada luche como pueda y que piense lo que quiera. Tampoco me meteré en contestar los privados que podáis dejar en torno a este tema. Este mensaje solo era rechazo profundo hacia todo hoy. Quizás mañana esté menos crispado. Quizás... Y como uno de los míos se ha desmarcado, pues lo meto aquí. Suscribo y subrayo lo que dice Andrés:

Comentarios

  1. Aunque no me gustan los toros, veo esto más como una decisión política que como un ataque sincero al maltrato animal -de hecho, al día siguiente embolaron a un toro en un pueblo catalán porque, ojo, eso no está prohibido-.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario