Vagancia

Pa tó. Hasta pa decirle guapa a una que me gusta. Dejadez casi penada con el trullo creo yo. Lo que se conoce como dejar escapar trenes de talla 90 (por lo menos). Quizás la época del a mi que me entren se me haya pasado. Sigo en mis trece y aún espero que alguna golfa me entre en cualquier lugar. Si tuviera algún puticlub cerca, otro gallo cantaría seguramente. Pero los proxenetas se empeñan en montar sus tenderetes lejos de mi barrio pijo. Anda que la entrada que estoy escribiendo tiene tela... Pero bueno, es lo que hay. Supongo que me encontraré con este texto dentro de un tiempo (quien sabe si emparejado con alguien decente o no) y me reiré de lo aquí escrito.
Hoy no hay más verdad que esta. Seguramente le de a publicar entrada y me arrepienta por el que dirán. Por el no vaya a ser que lo lea alguna chica mona y ya piense de mi tal o cual. Hoy me la suda. Quizás otros días me hago más el romántico con poesías y canciones bonitas. Hoy no. Vengo en plan hardcore después de una tarde metido en putalocura y no estoy pa tonterías. Ayer escuché el enésimo debate sobre prostitución en La Noria y ando mosqueado con más de uno. Termino aquí y me acuesto no vaya a ser que siga diciendo verdades...

Comentarios

  1. ¿Dónde está el espíritu galán de Giancarlo?

    En fin, para complacerte y emular tus tradicionales comentarios, enlazo el pasodoble a la prostituta de Juan Carlos Aragón

    http://www.youtube.com/watch?v=zYSPXVte-5I

    ResponderEliminar
  2. Grazzie mile. Giancarlo no tiene nada que ver conmigo. Es un ente externo a mi y que brota de vez en cuando...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario