El grito

El mío. El de Rami. El de Rodri. El de mi Sevilla. El de todos los heavyllistas. Al unísono retumbando en el universo rojiblanco. Haciendo vibrar los cristales del Loperra Stadium. GRANDE. Un grito dedicado a muchos. Al Mallorca sentado en el césped con una botella de champagne al lado para celebrar la tremenda comida de polla que le han realizado a Rodrigol. Tampoco me olvido de los fétidos que ayer escucharon más pitos y más cohetes en las calles de Sevilla. Hoy es un día grande. El Sevilla Fútbol Club volverá a disputar la Uefa Champions League por cuarta vez en su más que centenaria historia. GRACIAS

Comentarios