Gran Casi-no

Buen titular para definir mi paso por el Gran Casino Aljarafe de Tomares estos días. Y digo Gran Casi-no porque estuve a punto de ganar. Perdí. Poco, pero perdí. Y duele ver como un gitano mafioso o un chino bazareño se lleva montañas de fichas para sus arcas. Pero estas cosas son así. Unos ganas y otros pierden. Bueno, el casino casi siempre gana. Aunque luego todos los que van te dicen que han ganado dinero.
Todo al que le pregunto por su paso por el casino me dice que ha ganado. Entonces me pregunto varias cosas: ¿Soy el único que pierdo? Si todos los demás ganan ¿Tiene pérdidas el casino? ¿Por qué sigue abriendo? ¿Donde hay más hipocresía? ¿En los puteros? ¿En los espectadores de pelis porno? ¿O en los jugadores de casino? No lo sé. Me gustaría tener dinero para ser esas tres cosas de las que niegan muchos al llegar a casa.
En estos sitios uno se da cuenta de lo diferente que es la vida para unos y otros. Incluso, para mí. Miembro del sector del mundo que tiene el dinero. Es increíble ver como se juegan en una tirada de ruleta el sueldo de un obrero. Sin cambiar el gesto, ven como pierden o ganan sumas de dos o tres ceros. Y hablo del Casino de Tomares. No me hace falta llegar a Mónaco o Las Vegas para observar lo diferente que es la vida para unos y otros. Yo, midiendo al extremo los 5 euros que me jugué. Seleccionando minuciosamente la estrategia mientras veía como el resto de los contendientes jugaban si cesar y sin preocupación. También me sorprendieron los croupiers. Canis vestidos de gala con habilidades para el manejo de los dedos. Supongo que serían captados en algún parque cercano liando porros a dos manos o abriendo litronas con mecheros. O no. A lo mejor nacieron para repartir cartas y es su vocación desde que descubrieron que podían hacerle trampa a sus familiares jugando al cinquillo. O a sus amigos jugando al culo o al continental. Quien sabe...
Los Casinos son así. Pasas del cielo al infierno por culpa de un bolita pequeña. Tan pequeña como un acento que te puede hacer suspender un examen.

Comentarios

  1. Me molesta demasiado que me tachen de porreta y tramposo un desgraciado como tu....

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu comentario. Gracias por leerme!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario