Ocurrencias mías

Os voy a contar una pequeña anécdota que me ocurrió el 30 de Diciembre de 2009 en el baño de caballeros de un bar de la aldea de El Rocío. Ahí va la cosa:
Yo, sentado en retrete de un bar reflexionaba fugazmente sobre la vida y sobre los malditos horarios de autobús que tiene la línea Sevilla-Mataslascañas, creé una comparación graciosa de repente y sin venir a cuento. La comparación dice así: Eres más abusón que un paraguas en una cabalgata. Toma ya. No se como pensando sobre autobuses se me pudo ocurrir semejante belleza lingüística, pero así fue. De pronto enuncíe eso y me eché a reír por mi gran ocurrencia. Terminé mi labor en el servicio y salí a la terraza de dicho bar a proclamar mi invento matutino. Yo sabía que iba a hacer gracia entre el personal allí presente. Lo sabía porque uno, que ya lleva en esto de hacer reír mucho tiempo, ya sabe cuando las cosas hacen gracia o no. No es por dármela de gracioso, pero suelo acertar. Bueno, hizo mucha gracia y todo el mundo alabó mi chistoso cerebro. Un rato más tarde volvió a mi ese tema. Empecé a dialogar conmigo mismo el porqué son tan graciosas las comparaciones entre cosas y su trasfondo. Es un elemento recurrente y seguro para hacer reír a cualquier hora del día. Y bien seleccionada, la comparación puede provocar ataques de risa.
Pero este pos no viene a autoalabarme por mis ocurrencias humorísticas, sino viene a descorrer este trasfondo que ocultan estas comparaciones. Un trasfondo que a mi, crítico de todo, me encanta. La comparación humorística trae a la crítica de la mano. Así. Porque si lo miran bien, lo del paraguas y la cabalgata, es una crítica durísima hacia esos individuos que practican esa burda treta para recoger más caramelos. Y de paso tapar la visión a decenas de espectadores de tan ilusionante carrusel. Yo no fui consciente cuando enuncié esa comparación que lo hacía como crítica a esos que levantan sus paraguas al revés por estas fechas.
Incluso invito al lector de este aburrido texto que pruebe a diseccionar las comparaciones graciosas en busca de la crítica. Por favor, ahonden en esos enunciados y vean a que sector de la sociedad critica la crítica. Otro ejemplo y con esto me despido:
Más lento que el caballo del malo. Evidente. Crítica brutal al guionista de las películas de Western por introducir persecuciones con caballos de distinta potencia física.

Comentarios

  1. Que bueno:), yo soy una Polaca y aqui se suele decir por la noche, sin la luz por ejemplo, que hace tanta oscuridad como dentro de un culo de un negro:) Es interesante si dentro del culo de un blanco hace menos oscuridad? jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Yo todos los año grito: No a los paraguas! este año me he peleado con una señora a la que llamaron sin vergüenza xD

    ResponderEliminar
  3. Para ser polaco hablas muy bien español no??


    PD: Interesante y oscura comparacion la tuya...

    ResponderEliminar
  4. Siii, muchas gracias:) Me gustaria escribir algo interesante en espanol sobre Polonia y compartirlo. Puede ser dificil, pero bueno. De lo que se, vosotros, los espanoles no sabeis mucho de mi pais, no? Has estado aqui alguna vez? Un saludo de una chica congelada por tanto frio. -9 ahora y por la manana hemos estado a -16

    ResponderEliminar
  5. Pues yo se poco de tu pais. Y lo que se no me gusta nada, puesto que la policia estafó a mi hermano en Cracovia y tuvo que pasar una semana en la carcel y pagar 3000 pavos.

    ResponderEliminar
  6. Madre mia, que dices? A mi tb eso no me gusta nada:(... vaya, lo siento... jo, es impensable...una semana? Que cabrones:(

    ResponderEliminar
  7. Agregame a bartochoa@hotmail.com y te lo cuento si kieres...

    ResponderEliminar
  8. muy bien, te he agregado... mi correo es ams5annie@hotmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario