Entradas re-atrasadas

Harto de ver como el servicio técnico de mi modem no llega, escribo dos posts que deberían haber sido escritos hace uno días. Ahí los lleváis:


Cabalgateando - 7 de Enero

Un año más llego ese desfile ilusionante llamado Cabalgata. Donde cientos de niños y algunos puretones se disfrazan para tirar caramelos desde unas carrozas de cartón-piedra tiradas por tractores o todoterrenos bastos. Pues bien. Yo soy aficionadillo a estos espectáculos y por ello me fui a ver junto con varios amigos a la calle Trajano este evento. Allí estaba yo. A ver si pillaba algo digno de traerme a mi keli. Algo que poder repartir el Domingo de Ramos. Y vaya si lo conseguí. No me acuerdo que carroza era. Tampoco me acuerdo de la cara del niño. Solo se que vi a un chaval cogiendo una bolsa para abrirla. Le grite fuertísimo: "No la abras. Tiramela, por favor". El chaval me miró levemente. Yo le seguía instando a lanzarla. Y en un arrebato arrebatador de generosidad el chaval mando a freír esparragos de carretilla el protocolo cabalgatil de tirarlos de uno en uno, y lanzo la bolsa al gentío. Como no estaba solo, tuve que utilizar un salto y los codos para hacerme con la preciada bolsa. Mis 192 centímetros me ayudaron a ello. La cogí y la estrujé contra mi chaquetón para evitar robos furtivos de la plebe que veía derrotada la victoria del gafotas. Yo. Me la guardé entre el cinturón y los calzoncillos a modo de pistola y seguí varios minutos mas todavía emocionado viendo el pasar de carrozas y cachondos beduinos. Me volví a casa contentísimo por el botín conseguido. Dando saltos y alaridos por toda la calle San Eloy hasta llegar a mi moto. Guarde la bolsa en el cofre de la Avespa y me fui a mi casa a ver como ganaba mi Sevilla en el Nuevo Campo.
Al día siguiente, todavía seguía sonriendo por mi astucia en aquella noche que pasará a la historia de la capturas caramelizadas. Para que después digan que en la noche de Reyes no pasan cosas bellas.

Gracias Chema - 10 de Enero

El titulo de este post refleja mi agradecimiento a Don José María del Nido Benavente por haberme invitado al Palco de Honor del Ramón Sánchez-Pizjuan para presenciar el Sevilla FC-Racing Club de Santander del pasado sábado 9 de Enero a las 20:00 horas.
Que bien y que formal me ha quedado el principio ¿Eh?. Pues mas formal aparecí allí. Con traje de chaqueta, fijador, afeitado, bufanda de marca pija y una higiene impropia de mi persona.Bueno, pues eso. Que me invitaron al palco del Sevila e hice pues lo que se hace un palco. Fotos con los trofeos que están a la entrada, que ya no son pocos; comer todo lo que se pueda, puesto que es gratis; mirar a las celebridades que por allí pasan, y se quedan también a comer; sentirme importante, sobre todo viendo el frió que pasó el resto de la afición; y cosas propias de mi clase social, que es mucha.
Pero les diré que aunque se vea el fútbol maravillosamente por la comodidad y la situación dentro del estadio, yo prefiero mi sitio habitual. Ese asiento donde huele al porro del jipi de atrás. Donde me puedo levantar a insultar a todo quisque. Donde puedo celebrar los goles haciendo sandwich. Donde se puede comer pipas y echar sus cascaras al suelo. En definitiva, donde soy un aficionado anónimo y ruidoso que no para un momento quieto. Con libertad para aplaudir fuerte e insultar todavía mas fuerte. Para callar a quien silbe a Jimenez y para jalear a quien coree a Romaric o a Konko. Para ser yo mismo. Sin traje de chaqueta y con chaquetón rojo Umbro cateto de los 90.

Comentarios

  1. Me quedo con esa honesta declaración de principios en contextos futbolísticos

    ResponderEliminar
  2. La grada de pueblo llano es una delicia y en los palcos se comen delicias.

    Hay reside el secreto...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario