Conectividad baja o nula

Tras interminables llamadas a servicios técnicos variados y teleoperadoras venezolanas, he conseguido volver a navegar por Internet. Volver a surcar las sucias aguas de la red con mi portátil enrojecido. Dicen que cuando pierde algo es cuando más lo necesita o lo echa de menos. Pues bien. He estado unos días sin Internet y he sufrido en mis carnes lo que es el aislamiento involuntario de la gran red. Porque cuando uno se aleja voluntariamente de las tres uves dobles por desconectar de todo, es placentero el despejarte de tanta pantallita de los coj... Pero cuando necesita información o simplemente ver como instantáneamente vuelan los mensajes mesenggeros de un ordenador a otro, la cosa cambia.
Puede sonar a dependencia. Quizás sea así. Además Internet es actualidad. He estado solo cuatro días sin conexión y ya me echan en falta por estos lares. Mensajes privados por Tuenti, la bandeja de entrada de mi Hotmail atestada de correos, etcétera. Además entro en los blogs que sigo y ando anticuado. Pues veo cruces de comentarios donde un servidor no participa. Para que este post no sea una auténtica bazofia donde cuento mis problemas con la red, dejaré un vídeo donde se cuenta un grandioso chiste por parte de Paco Gandía. Que rían a gusto...


Comentarios

Publicar un comentario