Cinco minutos más


Tengo cada insensatez, y me puedo equivocar, pero no me equivoque contigo. Tengo abierto el minibar y cerrado el corazón. Y solo late. ¡Solo late por los dos! Poco más tengo ahora mismo. Quizás la noche cerrada en mis manos y las revistas abiertas.

Comentarios