Naranjas


Tengo la naranja entera. Solo busco un plato sobre el que ponerla mientras me decido si pelarla o no. Por otra parte, cuchillo no tengo y parece dura su corteza. Así que esperaré. Te esperaré sentado bajo el naranjo. Van cayendo más naranjas y estrellándose contra el barro. Explotan y manchan mi naranja. Por eso, estoy recubierto de zumo. Una capa translúcida y con muchas vitaminas que se filtra y se mezcla con mi zumo para darle un toque agridulce que te hace estremecer. No busques más que no hay.

Comentarios

  1. Ojalá se pudiera disfrutar cada día de un buen zumo de naranja.

    PD: He escrito una entrada de temática similar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario