Calcomanías

Vuelven. Lo digo yo. Las calcomanías vuelven. No porque yo me haya puesto una muy cani en el antebrazo izquierdo. Vuelven porque tenían que volver. Dado que ahora cualquiera fuma porros y se hace tatuajes malotes, tenía que volver la inocencia elegante. Marcar la diferencia con el resto de mortales que se venden a los vicios masivos. No se si esto se extenderá al igual que ha pasado con mis gafas. Lo dudo.
Lo dudo porque en el fondo no hay huevos en la sociedad. Falta valor para despegar el plastiquito, pegarlo sobre la piel y mojarlo en el lavabo. Apretar y se acabó. Marcado por unos días. Engañando a algún palurdo que se te acerca pensando que tenías un tatuaje molón. Gente pa tó.
PD: Aviso que volverán las oscuras crónicas veraniegas en breve. Ya huele a alcohol desde aquí.

Comentarios

  1. Las calcomanías masmolan.
    Este fondo me gusta más que el anterior, pero no deja de ser HORRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRTERISIMO!

    ResponderEliminar
  2. jamás se fueron.. los niños de 5 años (y tú, por lo que puedo ver) las siguen llevando... te recomiendo las de Pokemon, tienes un montón donde elegir... ¡ya en tu kiosko!

    ResponderEliminar
  3. Yo me hice una muy molona hace dos años del Rey Misterio...me apunto a la nueva moda, si señor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario