El otro SEFF. Día 5

Como bien dice el dicho taurino, no hay quinto malo. Y así fue. Donde pude descubrir que las cortezas de trigo no son del agrado del 50% de los miembros del grupo intelectual que nos juntamos. También descubrí que el agua es necesaria en un sala de cine y que las saetas mozarabes son excelentes. Los olés provocaron carcajadas en el espatarrado público trasnochador. A la 1 de la madrugada me aventuré a volver a mi barrio para dar buena cuenta de un plato de espaguetis con trozos de choped gordo.
Y en medio de tanto descubrimiento y tanto frío, fui al fútbol. A mi Sevilla. Manita al Atlético Ciudad con altercado entre los escasos City Boys y los numerosos UIP. Aparte del 5-1, vi esto:
- The Bone Man. Un hombre que corta a otra gente.
- Tobruk. Según me dicen, muchas moscas.
- El cielo protector. Más moscas y arena. Mucha arena.

Comentarios