Fama, a llorar!

Nunca sabré porqué razón tras los Deportes de Cuatro el mando sigue intacto. Este hecho provoca que nos traguemos diariamente el programita de Fama. Ese donde unos pocos de niñatos con botines estrafalarios bailan y bailan para labrarse un futuro en el mundo del espectáculo. Como OT pero en baile. Esta es la teoría, pero de ahí a lo que se ha convertido hay un trecho más grande que la nariz de Curro. El programa comenzó hace dos o tres ediciones como una sucesión de bailes y bailes muy currados y algunos bastante molones. Pero un tiempo a esta parte, esto ha cambiado por completo. Se centrar en los lloriqueos y las discusiones de los concursantes. Porque no lo olvidemos. Esto es un concurso y aquí se viene a ganar. No a hacer amiguitos, aunque haciéndolos también sea una forma de ganar. Bueno, a lo que iba. Todo el puto día llorando y discutiendo. Hablando entre edredones y en fríos patios con mantas arropándoles en sus profundas conversaciones. Hoy la han tomado con un italiano. Un tal Jonatan, el cual va a su puta bola y no se casa con nadie. Lo tildan de ser frió y un poco cabrón. Porque ha hecho llorar a una tal Jenny. Grandioso.
Me niego a pensar que los jóvenes somos así: llorones y bailarines. Somos cabrones y bailarones. Desfasándolo a muerte con músicas electrónicas o con rock and roll duro en antros llenos de gente sudando con las manos arriba. Esa es mi gente. Bueno, ya termino.
Mi conclusión a todo esto es que este programa cada día es menos baile y más Gran Hermano. No me extrañaría que en breve los veamos follando bajo grandes mantas y prometiéndose amor al salir de la casa.

Comentarios

  1. No todos los jóvenes son así. Uf.
    Vi la primera edición casi entera. El otro día puse "Fama". Lo tuve que quitar. Cómo cambian los programas, y cómo cambia uno mismo. No le extrañe que dentro de dos años me vuelva a gustar. Espero no tener razón.
    No soy de antros. Soy de Pro.
    Cada vez comento más a su estilo. ¡Deje de influirme!

    ResponderEliminar
  2. Influirle? Aléjese de mí o acabará como yo: Alto y con moto...

    Bueno, quizás no esté tan mal...

    Saludos antrosos desde un garito!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este artículo en especial. Muy buena crítica. La verdad es que hay pocos programas buenos en TV, y los que son buenos, poco a poco van siendo degradados. Es como si fueras de vez en cuando a un restaurante bueno y, un buen día, dejan de servir buenos solomillos para que te den un pincho de pollo.
    Por cierto, me encanta el detalle de Curro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario